miércoles, 17 de diciembre de 2008

Historias Mínimas

Ayer tuve consultorio y una paciente me contó una historia que convertí en un cuento de Navidad, pero es muy triste para Navidad, porque no tiene final feliz. Pero me vi impulsado a contar esta "historia mínima", que por problemas técnicos postearé en partes a lo largo del día.

1 comentario:

Gabriel dijo...

Muy bueno y real (que cada vez se ve mas). Me acuerdo cuando Gabi estuvo en Iruya el mayor problema era justo el chupi.