miércoles, 25 de junio de 2008

Calcutta 02


Como les comenaba en el post anterior, la aventura comenzó a mediodía en el leprosario. Debíamos llevar de vuelta al paciente a Pren Dam. Lo habían traído en taxi, pero no había dinero para la vuelta. El tren era el medio de transporte elegido. Primer problema: tenían una camilla de lona para cuatro portadores, pero eran tres. Los tres alemanes. Entonces Wolfgang me pidió que los acompañara. Demás está decir que no hablo alemán, aunque Wolfgang sabía inglés. Tomé la manija de la camilla de lona que me correspondía y partimos, más o menos un kilómetro y medio caminando por el costado del terraplén del tren hasta la estación. En la India, toda superficie se aprovecha dada la superpoblación que existe. El terraplén del tren es el elegido por los más pobres que usan las heces de sus búfalos para hacer tortas que luego combustionan. La imagen de las mujeres haciendo esas tortas es la que mejor ilustra ese kilómetro y medio.

La primera viñeta corresponde entonces a ese caminar. Wofgang usaba un sombrero tipo Indiana Jones. Y el paciente, ciego, repetía una y otra vez: -"Brother! Brother!".
¡Salud!

2 comentarios:

matute dijo...

Bundu!!! Sos un idolo!!

Hernán B dijo...

Juan, pasé por acá y te dejo el saludo. Muy buenos los dibujos!!!!
me encantaría tener esa capacidad.
Un saludo grande, hernán.